Red Iberoamericana de MEntoría

¿Qué habría pasado si Einstein hubiera sido mujer?


Si Albert Einstein hubiera nacido mujer, ¿se conocerían sus logros de igual manera? ¿se estudiaría en los colegios? Puede ser que tanto el mérito de Einstein como de otros científicos, como Alexander Fleming o Erwin Schrödinger (entre otros muchos), se lo hubieran llevado otros compañeros de investigación o incluso sus maridos, y que ni siquiera sus apellidos serían conocidos hoy en día. Esto es lo que se conoce como el Efecto Matilda, un fenómeno que señala los prejuicios y las injusticias que se vienen produciendo entre las mujeres científicas al no reconocer sus avances y logros en este ámbito. La activista norteamericana Matilda Joslyn Gage lo denunció por primera vez en el siglo XIX. 


Precisamente, de su reivindicación hace dos siglos surge en el presente el movimiento #NoMoreMatildas, que iniciado por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) y respaldado por escritoras, científicas, instituciones y medios de comunicación, pretende denunciar un fenómeno que priva a la sociedad de referentes femeninos en la ciencia.

#NoMoreMatildas
@NoMoreMatildas

Científicas en los libros de texto

El objetivo de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Oficina del Parlamento Europeo en España, es dar a conocer el Efecto Matilda y reivindicar una mayor presencia de las científicas dentro de los libros de texto. Y es que, según el estudio ‘Las mujeres que nos faltan. Análisis de la ausencia de las mujeres en los manuales escolares’, de la docente Ana López-Navajas, tan solo aparecen un 7,6% de referentes femeninos en los libros de textos de Secundaria; mientras que el porcentaje de mujeres investigadoras a nivel mundial no supera el 30%, según la UNESCO.

Para ello, el movimiento ha creado distintos materiales para los libros de los estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato. Uno de ellos es un anexo con información de las algunas de las mujeres científicas más importantes del mundo, como Rosalind Franklin, que con su ‘fotografía 51’ desveló la estructura del ADN; la paleontóloga Mary Anning, que identificó el primer esqueleto de ictiosaurio, o la geóloga Inge Lehmann, que gracias a sus investigaciones se descubrió que la Tierra no era ‘hueca’ por dentro, entre otras muchas expertas.

También, #NoMoreMatildas pretende que el alumnado imagine la vida de Einstein, Fleming y Schrödinger si hubieran nacido mujeres a través de biografías imaginarias en forma de cuentos ilustrados. Con prólogos de la periodista Carme Chaparro, la escritora Ángeles Caso y la catedrática de Química Inorgánica y presidenta de AMIT en Andalucía Adela Muñoz, se pueden descargar de forma gratuita en este enlace

#NoMoreMatildas cuentos
@NoMoreMatildas

Un referente para las estudiantes

Con esta proyecto, AMIT considera que la aparición de mujeres científicas en los libros de texto pueden servir como referente y estímulo para despertar la vocación científica en las estudiantes, además de contrarrestar los estereotipos en torno a las disciplinas relacionadas con la ciencia. 

A su vez, #NoMoreMatildas se une a otras iniciativas como el Día Internacional de la mujer y la niña en la Ciencia, promovida por la UNESCO y que se celebra cada 11 de febrero, suponiendo un recordatorio tanto para las mujeres como las estudiantes sobre el papel fundamental que desempeñan en las comunidades de ciencia y tecnología fortaleciendo su participación lo máximo posible.


Últimos Eventos RIME