Red Iberoamericana de MEntoría

El 60% de los centros educativos realiza un uso escaso de la tecnología



La compañía desarrolladora de soluciones interactivas para la educación Promethean acaba de presentar el estudio ‘Estado de la Tecnología en la Educación en España’ en el que han participado cerca de un millar de encuestados entre directores, administrativos, profesores y personal de apoyo de diferentes tipos de centros educativos. “El objetivo ha sido recabar sus opiniones acerca de lo que funciona en el aula y con su alumnado. Es información necesaria para poder mejorar las oportunidades y los desafíos futuros”, afirma Luisa Crespo, responsable de Promethean en Iberia, África Subsahariana y Rusia.

El informe trata de profundizar en cuáles son las estrategias educativas y cómo se integra la tecnología en el plan de estudios. Además, plantea cuestiones sobre la carga de trabajo de los educadores, los presupuestos escolares y la mejora de las habilidades del personal laboral. Para ello, se ha dividido en cinco áreas diferenciadas: objetivos estratégicos, formación, presupuesto, uso escaso de la tecnología y futuro de la tecnología.

Índice de contenido


Objetivos estratégicos 

Desde un punto de vista general, hasta un 70% de los encuestados está de acuerdo con las prioridades estratégicas tecnológicas de su centro enfocadas, sobre todo, en nuevas técnicas pedagógicas (49%) y en la formación del profesorado (35%), donde el mando se percibe distribuido entre los directivos (40%) y el equipo de gestión (35%).

Formación

Una de las claves para adoptar herramientas educativas tecnológicas radica en la formación del equipo docente. Alrededor del 53% del profesorado en España afirma que recibe alguna formación y apoyo para el uso de la tecnología educativa, aunque no es completa o adecuada, por lo que espera que los centros les ofrezcan más y mejores opciones. Además, menos del 1% de los docentes y miembros del equipo directivo asegura recibir una formación y apoyo completos.

uso escaso de la tecnología

Por otra parte, el estudio indica que el 16% de los encuestados que trabaja en aulas equipadas con recursos tecnológicos elige no usarlos debido a que no siempre funcionan, mientras que el 13% manifiesta que, aun teniendo acceso a la tecnología, prefiere no utilizarla porque no dispone del tiempo necesario para aprender a sacar el máximo provecho.

Presupuesto

En este punto han surgido dos grupos divergentes, siendo destacable que el 42% percibe que el presupuesto designado para invertir en tecnología es correcto, mientras que el 36% afirma que hay poca inversión asignada a tecnología en sus centros. En la mayoría de los casos (80%), el presupuesto es, como mínimo, una consideración relevante cuando se trata de la estrategia escolar.

Como conclusión, la inversión en tecnología es vista de manera positiva, como factor clave y como instrumento a considerar, por lo cual un presupuesto adecuado puede mejorar la transformación digital buscada por los colegios.

Tecnología en el aula

Otra de las áreas en las que el informe arroja conclusiones sobre las que reflexionar es la relativa al uso de la tecnología en el aula, que es percibida por la mayoría (78%) como una parte del día a día que debe reflejarse en las aulas. A nivel general, los encuestados se esfuerzan por innovar, empleando la tecnología como herramienta para la educación (77%), además de para aumentar el rendimiento de su trabajo (70,4%). Sin embargo, esto no parece ser suficiente, ya que el 60% de las aulas lleva a cabo un uso muy escaso de la tecnología y únicamente el 9% de los centros educativos cuenta con una tecnificación alta, lo que se traduce en un uso elevado de las diferentes tecnologías disponibles.

Planes futuros

En cuanto al futuro más inmediato, se prevé que los contenidos y evaluaciones online, así como las aplicaciones serán los recursos tecnológicos más extendidos a corto plazo. A este respecto, el 50,8% de los encuestados utiliza esta forma de trabajar para realizar informes de asistencia, el 32,9% para evaluaciones formales y el 30,2% para las que son informales.

Por último, este apartado también aporta una imagen muy representativa acerca de las tendencias más próximas: el 81% de los docentes y el 87% del equipo directivo considera que el uso de tecnología se combinará con los recursos tradicionales y los actuales métodos de enseñanza.

Para finalizar, Crespo puntualiza que el informe “ha revelado algunas tendencias clave, especialmente en torno a las disposiciones de formación del personal en las escuelas. Está claro que los profesores tienen el deseo de utilizar la tecnología y muchos buscan un poco más de apoyo para empezar. Al encontrar nuevas formas de ofrecer una formación eficaz, los responsables de los centros educativos pueden ayudar a los docentes a desarrollar nuevas habilidades y, en última instancia, mejorar los resultados educativos para todos”.

Últimos Eventos RIME