Red Iberoamericana de MEntoría

Las tendencias educativas y tecnológicas que marcarán 2022


Durante los últimos dos años la tecnología ha adquirido gran peso en el entorno educativo; una tendencia motivada principalmente por el contexto de pandemia que continuará durante este 2022: la educación híbrida, la personalización del aprendizaje, la necesidad de corroborar la identidad de quien está al otro lado de la pantalla…También se ha potenciado (y potenciará) el uso de metodologías activas para aportar autonomía e independencia al estudiante cuando no se encuentra presente en el aula, así como la toma conciencia sobre la necesidad de cuidar la salud mental de los estudiantes de todas las edades. Estas son las tendencias educativas y tecnológicas que veremos a lo largo de 2022.

Índice de contenido

Aulas colaborativas

El aprendizaje colaborativo se basa en la organización, por parte de los estudiantes, de pequeños grupos de trabajo que desean desempeñar una labor en conjunto. Con esta metodología, el alumnado consigue una mayor autonomía (ya que tienen que organizarse por sí mismos las tareas), además de adquirir empatía hacia los compañeros, con los que tienen que conseguir una meta común.

aprendizaje colaborativo

Aprendizaje automático o ‘Machine Learning’

Perteneciente al campo de la inteligencia artificial, la capacidad de las máquinas para aprender de manera automática es el objetivo principal del aprendizaje automático o ‘Machine Learning’. Y lo hace a través de algoritmos con los que los ordenadores pueden elaborar predicciones con las que llevar a cabo las acciones de manera automática, como traducir textos de un idioma a otro de forma simultánea o conseguir que los coches se conduzcan solos. En el aula se puede utilizar de diversas formas. Un ejemplo es esta experiencia de un docente de Primaria que consiguió que sus estudiantes crearan unos algoritmos a través del ‘Machine Learning’ para descubrir los secretos que escondían los monumentos de su ciudad, Ceuta.

Blockchain

Su funcionamiento es similar a los libros de contabilidad en los que una compañía apunta cada uno de los movimientos que registran sus cuentas. La diferencia es que estos libros físicos son sustituidos por bases de datos distribuidas a través de diferentes equipos informáticos. En ellas se almacenan bloques de información (puede ser cualquier tipo de contenido), con la particularidad de que no pueden borrarse o manipularse. En educación, y tal y cómo contamos en este artículo, las aplicaciones son variadas. Un ejemplo serían las plataformas educativas en las que los estudiantes gestionan sus datos y deciden qué contenidos compartir y con qué personas de manera segura al impedirse posibles casos de robo de ficheros o intentos de plagio. También les ayuda a identificarse sin ninguna duda.

Ciberseguridad

Predominará el paradigma de confianza cero, es decir, el requerimiento de verificación de identidad estricta para todo tipo de conexiones. Y es que en los últimos tiempos, las redes sociales también se han convertido en un lugar en el que los hackers roban miles de cuentas cada día (hace unos meses mostramos en este texto cómo lo estaban haciendo en Instagram). El activamiento de la autenticación en dos pasos, cuidar de la contraseña, observar con detalle los correos recibidos por la red social o cerrar sesión en los distintos equipos donde se utilicen fueron algunos de los consejos facilitados para estar pendiente de la seguridad en esta red social. Estos cursos, por otro lado, ofrecen claves y consejos para aprender a gestionar la seguridad en un equipo informático.

Ciberseguridad

Educación híbrida

En este tipo de educación existen dos tipos de estudiantes: los que se encuentran físicamente en el aula y los que siguen las explicaciones desde casa y a través de distintas plataformas de videoconferencia. La educación semipresencial (que se impuso durante el curso pasado entre alumnado de Secundaria) proporciona diferentes beneficios para los estudiantes, como una mayor personalización para los que asisten de forma presencial o una mayor capacidad de organización para los que se conectan desde sus hogares. No obstante, la falta de recursos tecnológicos o los problemas con la conexión a Internet puede hacer que este modelo no funcione correctamente. En este texto se muestran las luces y las sombras de este modelo educativo.

Inteligencia artificial (IA)

En educación, la inteligencia artificial proporciona un apoyo a la labor docente, además de automatizar tareas repetitivas a la hora de crear un contenido para los estudiantes, evaluar con mayor rapidez o llevar a cabo tareas administrativas. Está muy relacionada con la personalización en el aprendizaje, ya que permite crear itinerarios y contenidos adaptados a cada uno de los alumnos, tal y como se destaca en este artículo, que desgrana las claves de la IA en educación. Sin embargo, resulta útil para otras cuestiones. Aquí, el docente Jorge Calvo muestra las posibilidades de esta tecnología en el ámbito de la creatividad y las artes.

Metaverso y realidad virtual

El concepto hace referencia a un mundo digital que coexiste de forma paralela con el mundo físico y en el que se pueden realizar numerosas acciones como trabajar, aprender o jugar a través de un avatar virtual que representa al ser humano que se encuentra detrás de la pantalla. El término se ha popularizado en los últimos meses debido al anuncio de Facebook (que incluso ha cambiado el nombre de la compañía a Meta) de crear un metaverso con el nombre de Horizon Venues. Ahora bien, este mundo digital ya existe en otras plataformas como Fornite, que cuentan con metaversos en los que los jugadores pueden ‘encontrarse’ y competir e incluso ha logrado organizar conciertos de reconocidos cantantes con gran éxito. 

Realidad virtual

En el ámbito educativo, este mundo paralelo puede crear espacios virtuales en los que los estudiantes experimenten nuevos modos de aprendizaje. Esto puede complementarse con otra de las tendencias para este año, la realidad virtual, que permite crear una simulación de un entorno por ordenador o a partir de fotografía o vídeo en 360º con gafas como estas. Aplicada al aula, hace que el alumnado experimente en primera persona los contenidos que está estudiando.

Habilidades para el futuro

El futuro educativo pasa por enseñar al alumnado diferentes habilidades y capacidades para los nuevos perfiles que reclama el mercado laboral: trabajo en equipo, habilidades sociales, capacidad para afrontar retos y superarlos, inteligencia emocional, creatividad y pensamiento crítico. Aunque todas estas habilidades han sido recogidas bajo el nombre de ‘Soft Skills’, poco a poco este concepto se está sustituyendo por el de ‘Power Skills’, que hace referencia al empoderamiento de los estudiantes para el futuro laboral. Estas habilidades, y tal y como se destaca en este texto publicado en nuestra web, giran en torno a la capacidad resolutiva, las relaciones interpersonales y comunicativas y también con las relacionadas con los seres humanos, como el control de las emociones, la perseverancia o el autoconocimiento.

Robótica y programación

Ambas disciplinas se pueden introducir desde Infantil con beneficios como el desarrollo del pensamiento lógico y crítico además de fomentar la capacidad para resolver problemas. El informe ‘Programación, robótica y pensamiento computacional en el aula’, elaborado por el INTEF (Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado), destaca que mientras que en los primeros cursos de Primaria se utilizan recursos similares a los utilizados en Educación Infantil, como actividades desenchufadas, robots programables o lenguajes de programación basados en flechas o símbolos, en los últimos cursos de este nivel educativo, el alumnado se adentra en estas materias a través de lenguajes de programación basados en bloques (como es el caso de Scratch o Blocky, por ejemplo), robots, la utilización de placas como las de Arduino o incluso lenguajes ya basados en textos como Java o Python. En el último Encuentro EDUCACIÓN 3.0, ‘Robótica y programación en el aula: todas las claves’, expertos y docentes debatieron sobre el futuro de ambas materias.

Robótica

Salud mental en educación

Debido a las diversas situaciones provocadas por la pandemia, la salud mental de los estudiantes se ha visto afectada en estos dos años. En este artículo se cuenta cómo la ansiedad y la depresión han aflorado entre los jóvenes y cómo los centros educativos pueden convertirse en un apoyo. Igualmente, y para potenciarla, se han implementado servicios como la figura del coordinador de bienestar, obligatoria en los centros mediante la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia.

Últimos Eventos RIME